• Navidad 2019
¿Cómo se celebra la Navidad en Barcelona?

¿Cómo se celebra la Navidad en Barcelona?

  • 1 de abril de 2019

Cataluña ofrece a los turistas muchas curiosidades; una figura que representa a un pastor defecando, un cabezón que escupe caramelos o un tronco de madera que debe ser golpeado por los niños. Son tradiciones que por primera vez pueden resultar extrañas pero que al poco tiempo descubrirás su verdadero sentido navideño. Barcelona es una ciudad única, divertida y llena de curiosidades en Navidad.

La Navidad en Barcelona

La Navidad en Barcelona es mucho menos comercial que en otros países. Las decoraciones son de buen gusto e impresionantes, las tiendas son decoradas con adornos navideños. Tradicionalmente no hay Papá Noel y los regalos no se entregan el 25 de diciembre. Los españoles siguen siendo mucho más fieles a la interpretación bíblica y son los Reyes Magos los que dejan los regalos a los niños la noche del 5 de enero. En Cataluña, también puedes encontrar el llamado El Tiò de Nadal (una tradición única en Cataluña), que ofrece dulces y alcohol.

Es un pedazo de madera con una cara sonriente y lleva el tradicional sombrero rojo de barretina. Lo llevas a tu casa, mantenlo caliente y aliméntalo. Luego, en la víspera de Navidad, los niños lo golpean con un palo mientras cantan, lo alientan a que saque todos los postres y regalos. En cualquier mercadillo de Barcelona lo encontrarás, sobretodo en la tradicional feria de Navidad de Santa Llúcia (frente a la catedral).

Deambulando por esta feria, te encontrarás con La Carassa, una figura turca con una cabeza gigante y un turbante. Lanza dulces a los niños. Los voluntarios lo llevan por el mercado, donde siempre está rodeado de niños esperando los caramelos. La tradición de estas cabezas de madera se remonta a los españoles que derrotaron a los turcos en la batalla de Lepanto (1571). En navidad solían lanzar dulces. Las cabezas han sido retiradas recientemente, ya que se consideraron políticamente incorrectas.

Navidad en Barcelona: La Carassa

Mientras disfrutas de la Navidad en Barcelona, ​​intenta ver la escena de la natividad frente al ayuntamiento. Cambia cada año y el estilo es siempre diferente. Sin embargo, una cosa que siempre estará presente es El Caganer, un pastor agazapado con los pantalones bajados y, sí, ¡también está haciendo una caca! Es una antigua tradición que simboliza la buena suerte para la siguiente cosecha. Algunos también dicen que representa la igualdad entre la humanidad ya que cada hombre tiene las mismas funciones corporales.

La comida tradicional en Navidad

Pero la Navidad en Barcelona no sería lo mismo sin comida. Un plato muy tradicional es la Sopa de galets. Primero se hierve una variedad de carnes y verduras (escudella i carn d’olla). Cuando está cocido, el caldo se separa. Agregas los galets y una albóndiga gigante y, mmm, riquísmo. La carne y las verduras se sirven por separado como segundo plato. Cualquier carne sobrante se usará al día siguiente para hacer deliciosos canelones. Termina la comida con turró de almendras.

Un par de días de descanso y luego el Día de los Santos Inocentes, el 28 de diciembre. En el cristianismo conmemora la matanza de Herodes de los niños en Judea. Hoy en día, irónicamente, los niños aman este día ya que está lleno de bromas. ¡Cuidado con los titulares ridículos en los periódicos o con los niños que se ríen a tus espaldas!

Si el 31 de diciembre un extraño personaje te da una nariz, no te sorprendas. Acabas de conocer a L’Home dels Nassos (el hombre de las narices), una figura muy popular entre los niños. Se supone que tiene tantas narices en la cara como quedan días en el año. Búscalo mientras desfila por las calles de Barcelona. Más tarde, las familias tienen una gran cena y, según la tradición debes tomar 12 uvas a medianoche para comenzar el año con buena suerte. Una costumbre bastante moderna pero muy divertida a la vez.

Casi puedes saborear la emoción de los niños el 5 de enero porque los Reyes Magos llegan en barco al puerto de Barcelona. El alcalde y los ciudadanos estarán esperandoles para darles la bienvenida. Los reyes reciben las llaves de la ciudad para que puedan entrar a las casas para dejar los regalos. Antes de eso, participarán en el Desfile de los Reyes, uno de los puntos destacados si pasas la Navidad en Barcelona. Enormes carrozas decoradas deambulan por las calles, acompañadas de música y dulces. Es espectacular, ruidoso y divertido. Más tarde, los regalos se depositan bajo los árboles de Navidad para que los niños los abran a la mañana siguiente.

Añade tu comentario

Compartir en Twitter Compartir en Facebook 👀